Compartir Icono redes

Aprender a compartir

icon4
El motivo

Aprendiendo a compartir

A los niños pequeños les cuesta compartir. A los dos o tres años, todavía no tienen claro cuál es el límite entre lo que es suyo y lo que no lo es, ni han desarrollado valores como la empatía o la generosidad. En realidad, no se les puede tildar de egoístas si se aferran a algo que creen de su propiedad.

El objetivo es armarse de paciencia y hacerles entender que existen cosas que no les pertenecen a ellos sino a otra persona, o que son de todos y se deben compartir. Tienen que comprender también que prestar algo no significa perderla para siempre.

Puedes aprovechar las experiencias en familia para enseñar a tu hijo a compartir objetos, juguetes y juegos con otros niños, especialmente con sus hermanos.

Aprender a compartir

icon4
Misión para hacer de lunes a viernes durante una semana
icon5
A partir de 3 años

Objetivo

Aprender a compartir. Probablemente a quien tenga más cerca tu hijo para poner en práctica esta misión sean sus hermanos, así que puedes centrarlo en esa relación. Proponles que, durante una semana, no existan las posesiones entre ellos. Pueden pedirse prestados unos a otros los juguetes, la ropa o el material escolar; y, en ese caso, deberán dejárselos, con la única condición de devolverlos en su estado original.

También puedes programar actividades en las que sea necesario compartir material (manualidades en familia, juegos de cooperación) y valorar los esfuerzos y la generosidad de los niños, así como la responsabilidad por cuidar los objetos que les dejan.

Aprender a compartir

icon8
La recompensa

Si tus hijos superan con éxito la semana sin pertenencias, puedes recompensarles con una actividad familiar divertida que obligue a compartir la experiencia. Por ejemplo, un juego de mesa o alguna actividad en el exterior.

Si te apetece recompensarles con un premio material, puedes llevarles a una tienda de juguetes y comprarles un juego de cooperación. Con la condición, eso sí, de que deberán elegirlo conjuntamente y compartirlo, puesto que será comunitario.

Aprender a compartir

icon5
Sugerencias

Si tu hijo es pequeño, puede costarle comprender que no todo le pertenece. Debes aclararle qué cosas son suyas y cuáles son de propiedad común. El niño tiene que entender que los objetos comunes deben compartirse; lo que haga con los suyos, en cambio, dependerá de su voluntad. Puedes tratar de convencerle para que los comparta, pero nunca obligarle.

Si surge alguna disputa entre los niños por un juguete, procura no intervenir. Que ellos negocien y encuentren la solución. Si se complica, intenta hacerles razonar, proponiéndoles maneras de compartir o juegos alternativos.

Para que lo entiendan bien, nada mejor que el ejemplo. Si tu hijo te ve compartiendo, entenderá sus beneficios y se animará a hacerlo también. Para permitir que se vaya acostumbrando, puedes provocar situaciones que requieran compartir.  En esos casos, invítale a hacerlo sin exigírselo.

Anímale a compartir con palabras que le motiven. Si lo hace, aprueba sus iniciativas, agradéceselas y sonríe para que se sienta orgulloso de su gesto. Si, por el contrario, no se decide a compartir, no se lo recrimines ni le compares con otros niños que sí lo hagan.

Shares