Cute little boy is sleeping img23

Aprender a dormir solos

icon4
El motivo

Consejos para que tu hijos duerma solo

Irse a dormir solo favorece la comprensión de la importancia de tener el propio espacio de descanso, y el aprendizaje de una forma de descansar positiva para la salud. Es saludable que los niños duerman sin la compañía de los adultos, en su cama y sin luces, desde antes de los 3 años.

Los superpoderes que conseguirá nuestro pequeño héroe serán: Ser el más rápido en la hora del patio. Ser capaz de priorizar la importancia de descansar y mantener unas horas estables de sueño es indispensable para la salud (descansar, reponerse, crecer), pero además es un buen entrenamiento de la responsabilidad y del auto-control.

Aprender a dormir solos

icon4
Misión para hacer a diario
icon5
A partir de 3 años

La misión es realizar una serie de juegos que ayuden al niño a conseguir su rutina. Visualización de colores o situaciones para jugar a relajarse. Aquí tienes algunos ejemplos de relajaciones con visualizaciones. ¡Recuerda ampliar el repertorio! Despiertan su imaginación y estimulan su creatividad. Improvisa, modifica los guiones para adaptarlos a las necesidades de tu hijo, incluye emociones.

- Colores. El arco iris. Camino de oro, cascadas, pájaros, sintiéndote ligero y alegre, al final del camino vas entrando en los colores del arco iris y te identificas con ellos. ¿Cuál te ha gustado más?

- El mar. En la barca, olas pequeñas que te mecen, el viento en tus cabellos y cara, las aves volando con el viento, el mar como amigo, con peces de colores… el sol calentándote todo tu cuerpo, y te abandonas más y más.

Aprender a dormir solos

icon5
Sugerencias

Realizar una rutina de aseo, ir a dormir y levantarse a la misma hora, algunos ejercicios de relajación en la cama para niños.

Ejemplo de relajación autónoma para niños: Antes de acostarse, en la cama, damos instrucciones orientadas a diferenciar entre tensar y relajar de los diferentes grupos musculares, el control de la respiración, y las sensaciones de calor, pesadez, etc. El niño debe aprender a identificar cuando está nervioso, enfadado, tiene miedo… y darse cuenta que parte de sus músculos están tensos y todo él está activado. La instrucción es tomar aire lentamente imaginándolo en su color preferido, que le llena todo su cuerpo de tranquilidad y bienestar. Debe notar como entra por la nariz baja por la garganta y llena los pulmones al tiempo que una agradable sensación de calor inunda su cuerpo. Añadir autoinstrucciones del tipo: “relájate, tranquilo, respira…”. Si el niño es muy nervioso realizar algún ejercicio de relajación más físico a través de cepillos, ruedas, varillas , pelotas…. Masajeando la cabeza, espalda, etc..

Marcar la forma de no alargar la despedida cuando tu hijo se acuesta si es pequeño. ¡Un cuento y basta! Por ejemplo. Si es mayor determinar los minutos posibles de lectura, música… una rutina tranquila hasta cerrar la luz para dormirse.

Shares