Brother and sister making a pie img6

Cocinar con niños

icon4
El motivo

Enseña a cocinar a tus hijos

Para los niños, aprender a cocinar puede ser un juego más. Un pasatiempo que les permite compartir unas horas con sus padres. Pero lo cierto es que sus efectos beneficiosos pueden ir mucho más lejos. A nivel físico, acostumbrarse a manipular los alimentos puede ayudarles a desarrollar sus capacidades motrices. Cocinar también supone una buena oportunidad para practicar destrezas matemáticas como contar o para ampliar y repasar vocabulario.

A nivel emocional, seguir los pasos de una receta y ver el resultado puede reforzar la autoestima del niño. Además, contribuye a consolidar valores como el trabajo en equipo, la responsabilidad, el esfuerzo o la perseverancia.

Por otra parte, permite inculcar en el niño hábitos de alimentación saludables. Durante el proceso puede ampliar sus conocimientos sobre nutrición, y el hecho de participar en la elaboración de los platos puede aumentar su interés por aquellos alimentos que quizás no come con demasiado entusiasmo.

Cocinar con niños

icon4
Misión para hacer un día
icon5
A partir de 5 años

Objetivo

Acercarse a la cocina y aprender a preparar sus primeros platos. Puedes planteárselo a tu hijo como una actividad divertida a compartir en familia e intentar que, poco a poco, se vaya volviendo un hobby para él. Para ello, primero puedes animarle a cocinar los fines de semana (por ejemplo, los sábados) durante un mes seguido.

Estaría bien que, en cada una de esas sesiones de cocina, escogierais conjuntamente qué receta vais a elaborar. Puedes incluir en la misión, como fase previa, que el niño prepare la lista de ingredientes que vais a necesitar y te acompañe a comprarlos.

¿Necesitas sugerencias de recetas para cocinar con niños? En estas webs encontrarás una gran variedad de propuestas:

- Recetín
Chiquirecetas
Pequerecetas

Cocinar con niños

icon8
La recompensa

Si ves que tu hijo empieza a aficionarse a cocinar, puedes aprovechar para regalarle algún libro de recetas para niños o incluso su propio set de utensilios de cocina. También puedes apuntarlo a algún taller de cocina infantil o familiar para fomentar su afición.

Si prefieres que la recompensa sea una actividad conjunta, cuentas con varias opciones: organizar una comida o cena temática con un menú preparado por vosotros mismos, tomar lo que habéis cocinado mientras veis alguna película relacionada con la comida (“Ratatouille” puede ser una buena candidata), preparar una fiesta con familiares o amigos del niño para que degusten sus platos…

Cocinar con niños

icon5
Sugerencias

Simplifica las cosas tanto como puedas. Procura que las recetas sean sencillas y no requieran demasiado tiempo para que tu hijo no pierda el interés. Para que se sienta parte importante del proceso, déjale tomar decisiones; pero oriéntale para que elija recetas que respondan a una dieta equilibrada.

Antes de empezar, repasa el proceso con el niño para dejar claro quién se encargará de cada tarea. La dificultad de las tareas que le asignes dependerá de su edad: ya sean simples como amasar o más delicadas como cortar o pelar, deberán estar supervisadas por ti.

Recuérdale las normas de higiene a seguir antes de manipular los alimentos. Si es preciso, facilítale un taburete o una mesa baja para que pueda trabajar con comodidad.

Aprovecha el proceso para instruir al niño sobre las propiedades de los alimentos y sobre hábitos saludables. Además, puedes ir haciéndole preguntas para asegurarte de que atiende a tus explicaciones o para animarle a repasar vocabulario, hacer cálculos mentales, etc.

Tu hijo seguirá un ritmo más lento, así que sé paciente y no le apremies. Ten paciencia también con el resultado: no le fuerces a obtener algo perfecto si no quieres desanimarle. Guíate siempre por el refuerzo positivo. Si el plato no sale bien, hazle entender que no es malo cometer errores y anímale a volver a intentarlo.

Shares