Child with orange img5

Desayuno saludable para tus hijos

icon4
El motivo

Un desayuno saludable para tus hijos

Algunos estudios han revelado que la mayoría de niños no desayuna bien antes de ir al colegio. Y, sin embargo, se trata de una de las comidas más importantes del día, sobre todo para los pequeños en edad de crecimiento. Tras el largo descanso nocturno, el cuerpo necesita recuperar energía para afrontar la mañana en condiciones: los expertos calculan que el desayuno debería aportar el 25% de las calorías necesarias durante el día.

Desayunar bien ayuda al niño a atender mejor en clase y le proporciona la energía necesaria para realizar actividades físicas. Por el contrario, saltarse el desayuno le puede provocar cansancio, falta de concentración e incluso mal humor. Además, incita al picoteo entre horas, lo que puede llevar al sobrepeso.

Encontrarás más información sobre la importancia del desayuno en este artículo de la Fundación Alimentum

Desayuno saludable para tus hijos

icon4
Misión para hacer de lunes a viernes
icon5
A partir de 3 años

Objetivo

Acostumbrarse a desayunar bien antes de salir hacia el colegio. Eso significa levantarse cada mañana con tiempo suficiente para tomar sin prisas un desayuno equilibrado que incluya lácteos, fruta y cereales.

Desayuno saludable para tus hijos

icon8
La recompensa

La idea es que tu hijo adopte el hábito de lunes a viernes, así que podrías premiarle con un desayuno especial durante el fin de semana. Puedes permitirle que sea él quien elija lo que quiere tomar, pero advirtiéndole que debe incluir los tres grupos de alimentos básicos.

El fin de semana puede ser la ocasión perfecta para desayunar en familia algo de repostería casera. Podéis elegir una receta y prepararla juntos. ¿Qué te parecen estas propuestas?

Donuts caseros
Crepes
Croissants caseros rellenos de chocolate

Desayuno saludable para tus hijos

icon5
Sugerencias

A los niños les conviene desayunar sin prisas. Si es necesario, despierta a tu hijo un rato antes de lo habitual. Si no suele tener hambre al levantarse, quizás deberías darle una cena más ligera. Con eso, además, descansará mejor.

Procura convertir el desayuno en un encuentro familiar. Así darás ejemplo a tu hijo y podrás aprovechar el momento para tener una charla agradable con él.

Para que el desayuno sea equilibrado, deberá contener estos tres grupos de alimentos:

- Lácteos: En forma de leche, queso o yogur. Aportan calcio, fósforo, vitaminas y proteínas.
–  Fruta:  Son una fuente de vitaminas, minerales y fibra.
Cereales:  Por ejemplo, pan, galletas o cereales. Contribuyen con hidratos de carbono, proteínas y fibra.

También puedes incluir jamón, mermelada, mantequilla, miel, frutos secos o chocolate, siempre en cantidades moderadas y nunca sustituyendo a los grupos básicos. Si a tu hijo le gusta la bollería, puedes introducirla de vez en cuando, pero intenta que sea artesana.

Varía las combinaciones de alimentos para que el niño no aburra el desayuno. ¿Necesitas sugerencias? Aquí tienes algunas:

– Vaso de leche con cacao, tostadas con mermelada y zumo de fruta
– Bocadillo de jamón, yogur y zumo de naranja
– Tazón de leche con cereales y manzana
–  Yogur mezclado con fruta troceada y cereales
– Vaso de leche, galletas con chocolate y pieza de fruta

No olvides complementar el desayuno con un pequeño refrigerio para tomar en el recreo. De esa manera, tu hijo conservará su energía hasta la hora de comer.

Shares