Beber agua img5

La importancia que tus hijos beban agua

icon4
El motivo

¿Que cantidad de agua que deben beber los niños?

La mayor parte de nuestro cuerpo está constituida por agua. La encontramos en las células, en la sangre, en los tejidos. Su existencia es vital para nuestra supervivencia: el agua lleva minerales, vitaminas y nutrientes a nuestras células, además de ayudarnos a regular nuestra temperatura y a eliminar toxinas.

Los expertos recomiendan beber entre 1,5 y 2 litros de agua diarios para mantener el nivel de hidratación que necesitamos, aunque esa cantidad variará en función de la edad. Un bebé de un año debería tomar entre 1.150 ml. y 1.300 ml. al día. Hasta los 10 años, al niño le conviene beber un litro y medio (entre 4 y 6 vasos). A partir de los 11 años, se aconseja llegar a los dos litros (entre 6 y 8 vasos).

Buena parte de la población no bebe lo suficiente; algunos sólo se acuerdan de hacerlo cuando tienen sed, sin saber que eso ya es síntoma de deshidratación. Habituarse a tomar la cantidad de agua necesaria es básico especialmente para los niños.

La importancia que tus hijos beban agua

icon4
Misión para hacer a diario
icon5
A partir de 2 años

Objetivo

Beber cada día la cantidad de agua recomendada. Lo importante no es cuántos vasos de agua se comprometa a tomar tu hijo, sino que se acostumbre a hacerlo durante todo el día por voluntad propia. Y, sobre todo, que no espere a tener sed para decidirse a beber.

La importancia que tus hijos beban agua

icon8
La recompensa

Los niños deben moderar el consumo de refrescos azucarados, pero podrías hacer una excepción durante el fin de semana y permitirle tomar un refresco sin gas como premio por habituarse a beber lo recomendado.

Una opción más divertida puede ser preparar vosotros mismos el refresco en casa. Existen infinidad de recetas interesantes, y aquí te mostramos algunas. Anima a tu hijo a elegir la que más le apetezca y, cómo no, a echarte una mano en su preparación.

Aguas de sabores
Batidos de frutas
Cócteles sin alcohol

La importancia que tus hijos beban agua

icon5
Sugerencias

Es mejor acostumbrar a tu hijo a beber poco de manera continuada que mucho de golpe. Anímale a tomar agua en las comidas, así como al despertarse (nuestro organismo también pierde agua por la noche, y no la reponemos durante horas) y antes de acostarse.

Si al niño le cuesta beber agua sola, quizás porque le resulta demasiado insípida, disfrázala con sabores para ponérselo más fácil. Por ejemplo, añádele una rodaja de limón. Para que no se aburra de beber siempre lo mismo, puedes alternarla con otras bebidas como zumos, batidos o infusiones.

Ten en cuenta que tu hijo necesitará beber más en verano o después de hacer deporte. Puede serte útil llevar siempre una botella de agua para recordarle su compromiso. Si vais a viajar, una buena solución sería conseguir una nevera portátil y cargarla de bebidas.

Puedes reforzar su hidratación dándole alimentos con un alto contenido en agua. Recurre a frutas, hortalizas y verduras como el tomate, la zanahoria, la sandía o la naranja. Calcula que una pieza de fruta puede sustituir a un vaso de agua, mientras que un plato de sopa puede corresponder a dos vasos.

Shares