Bad Time img6

Lectura en familia

icon4
El motivo

Leer en familia

Saber leer no consiste únicamente en reproducir palabras escritas en una página. Va mucho más allá. Saber leer consiste en tener capacidad para concentrarse, comprender lo que se lee o extraer conclusiones. Es importante aficionarnos a la lectura desde pequeños, porque, además de divertirnos, leer nos permite reforzar nuestras habilidades lingüísticas, potenciar nuestra agilidad mental, reflexionar, viajar a otros mundos y aprender.

Si se acostumbra a leer en casa, tu hijo podrá acercarse a los libros en un ambiente distendido y descubrir la lectura como un placer, no una imposición escolar. Convertirlo en una actividad en familia le permitirá inspirarse en los mayores, generará conversaciones sobre lo leído y despertará su curiosidad. En definitiva, motivará sus ganas de continuar leyendo y también fortalecerá sus relaciones afectivas.

Lectura en familia

icon4
Misión para hacer de lunes a viernes durante una semana
icon5
A partir de 5 años

Objetivo

Dedicar 15 minutos diarios a leer en familia. Si tu hijo es pequeño y necesita tu apoyo para leer, os será útil establecer una hora de lectura compartida: podéis elegir los libros de mutuo acuerdo y leerlos en conjunto en voz alta a la vez que los comentáis.

Si el niño ya tiene autonomía para leer por sí solo, podéis determinar un rincón de lectura en familia en el que cada uno lea su libro individualmente durante esos 15 minutos. Después podéis compartir con el resto lo que habéis leído e intercambiar opiniones.

Lectura en familia

icon8
La recompensa

Si eres tú quien sugiere al niño qué leer durante la misión, una buena recompensa sería llevarle a la biblioteca o a una librería, una vez cumplida la tarea, para que él mismo escoja su siguiente lectura. Aunque también podrías darle una recompensa previa, a modo de incentivo, y llevarle a la biblioteca o a la librería antes de empezar para que pueda elegir la lectura con la que cumplir su misión.

Otro premio posterior interesante sería llevarlo a una feria del libro, a una sesión de cuentacuentos o al cine a ver una película basada en una obra literaria. Si lo planificas con tiempo y tienes suerte, incluso podrías conseguir doblete: infórmate sobre los próximos estrenos cinematográficos; si descubres alguno basado en una novela infantil, anima al niño a leer el libro para después poder ir al cine a ver la adaptación y compararlos.

Lectura en familia

icon5
Sugerencias

Busca un espacio tranquilo para la misión. También debes elegir con cuidado el libro: asegúrate de que se adapta al nivel de tu hijo y que responde a sus gustos. Y ten presente que, si a media lectura decide dejarlo, quizás no fuera el más adecuado para él.

Haz que el niño vea la lectura como algo cotidiano en casa no sólo durante la hora compartida. Procura que los libros formen parte del entorno con naturalidad. Deja que te vea leyendo o te oiga comentar lo que has leído.

Si leéis en conjunto, puedes fomentar la conversación con tu hijo a medida que avanza la lectura: hacer pausas para comentar lo que va ocurriendo, buscar paralelismos entre la historia y la realidad, preguntarle por qué cree que ha actuado así el protagonista o cómo habría reaccionado él en su lugar… Contesta a sus preguntas y resuelve sus dudas.

Si cada uno tiene su propia lectura, al acabar la sesión podéis comentar lo que habéis leído y aportar vuestra opinión. Si has leído previamente las lecturas de tu hijo, podréis intercambiar puntos de vista.

Shares