Children making biscuits img5

Alimentos integrales para niños

icon4
El motivo

Alimentación integral en niños

A menudo asociamos los alimentos integrales con una dieta adelgazante. Creemos que este tipo de productos se reserva para quienes quieren perder peso, cuando lo cierto es que todos deberíamos incluirlos en nuestra dieta a diario. Y los niños no son una excepción.

Los alimentos integrales nos llegan en estado natural, por lo que conservan más nutrientes que los que han sido refinados. Introducir estos alimentos en la dieta de tu hijo reforzará su aporte de vitaminas, minerales e hidratos de carbono. Además, los productos integrales son ricos en fibra, ideal para ayudar a saciar el apetito del niño y prevenir el colesterol y el estreñimiento.

De ti depende que tu hijo empiece a consumir productos integrales en casa de manera progresiva.

Alimentos integrales para niños

icon4
Misión para hacer a diario
icon5
A partir de 3 años

Objetivo

Comer alimentos integrales. Puedes conseguir que tu hijo se acostumbre a este tipo de alimentos introduciéndolos en su dieta a través de diferentes productos, como pan, cereales o pasta.

Alimentos integrales para niños

icon8
La recompensa

Es conveniente que tu hijo respete el hábito de comer alimentos integrales a diario, así que puedes ir premiándole con recompensas periódicas que le sirvan como refuerzo positivo y le animen a continuar adelante con su misión. Puedes reservarte para ello los fines de semana. Una idea sería dedicar esos días a cocinar algún plato especial que incluya productos integrales. Si eliges la receta de acuerdo con tu hijo y le animas a participar en su elaboración, la satisfacción para el niño será mayor.

¿Necesitas algunas propuestas? Toma nota de estas recetas:

Masa para pizza con harina integral
Pan de yogur con nueces
Galletas de naranja, chocolate y copos de cinco cereales

Alimentos integrales para niños

icon5
Sugerencias

Procura que tu hijo se habitúe a comer integral de manera progresiva. Incluye estos alimentos en su dieta en pequeñas cantidades y auméntalas a medida que el niño se vaya acostumbrando a ellos y compruebes que le sientan bien. Los expertos ponen a tu disposición una sencilla regla para calcular la ración de fibra que puedes darle a diario: a su edad, súmale 5.

El desayuno es una buena ocasión para introducir este tipo de alimentos: a través de los cereales, por ejemplo. También puedes prepararle bocadillos con pan integral para la hora del patio. En las comidas o cenas, aprovecha platos elaborados a base de pasta o arroz para sustituir esos productos por sus variedades integrales.

Además, puedes utilizar harina integral en la elaboración de tus recetas, en exclusiva o mezclada con harina refinada. De esa manera, tu hijo no notará el cambio. Puedes usarla para preparar masas de pizza o repostería: galletas, bizcochos, magdalenas… O puedes aderezar algunos platos con trocitos de galleta integral desmenuzada (por ejemplo, en purés o postres) o con semillas de sésamo (en ensaladas).

Shares